lunes, 13 de febrero de 2012

Comunicación eficaz en entrevista.



La comunicación es un proceso social que integra múltiples modos de comportamiento, desde el lenguaje verbal hasta los movimientos corporales: gestos, posturas y movimientos. Por lo tanto no es necesario hablar, ni siquiera mirar a los otros, para comunicarnos. Con sólo nuestra presencia física creamos una imagen en base a la que los demás hacen inferencias sobre nuestro estado, nuestros pensamientos, nuestra personalidad o nuestros deseos.
Tenemos que tener en cuenta que al utilizar el lenguaje empleamos conceptos y palabras, que pueden significar cosas diferentes para cada persona, pues cada uno tiene experiencias y se representa la realidad de forma personal.  
Para conseguir una buena comunicación es importante que exista congruencia y coherencia entre nuestra comunicación verbal y no-verbal. Si no hay coincidencia entre lo que decimos con palabras y lo que expresamos con el lenguaje del cuerpo se producirá una confusión en el receptor que acabará en desconfianza e incertidumbre. Así que es importante proyectar la mejor imagen de nosotros mismos, de forma sincera.
En una entrevista nuestros objetivos son:
  • Averiguar las características del puesto al que optamos.
  • Demostrar nuestras competencias para el puesto.
  • Conseguir que nuestra candidatura prospere frente a las demás.

Para conseguir estos objetivos, es importante que antes de acudir a la entrevista estudiemos de nuevo, como hicimos al redactar la carta de presentación http://bit.ly/wnPeHQ, qué es lo que más me interesa de la empresa y puesto de trabajo al que quiero acceder, y qué valor añadido puedo aportar a la empresa para destacar frente a los demás candidatos.
También, haremos uso del efecto halo http://bit.ly/ys7nmu, causando buena impresión tanto a través de nuestra imagen como de nuestro saludo.
En el Lenguaje verbal, tendremos en cuenta los siguientes puntos:
  • Saluda con atención e interés intentando memorizar el nombre del entrevistador.
  • Escucha atentamente y responde con naturalidad y sinceridad.
  • No cambies de tema si el entrevistador no te lo sugiere.
  • Demuestra que conoces la empresa, resalta lo positivo pero sin excesivas confianzas.
  • preciso, no alargues demasiado las respuestas.
  • Tómate unos segundos antes de contestar una pregunta difícil.
  • Si te preguntan por algún fracaso busca siempre respuestas positivas y serenas, evita respuestas negativas y menciones a problemas personales.
  • Evita las muletillas.
  • Deja que el entrevistador guíe la entrevista, no tengas prisa por hablar y no le interrumpas hasta que termine su pregunta, escucha atentamente y muestra interés por las preguntas.
  • Debes realizar preguntas que demuestren tu profesionalidad.
  • Muestra ilusión e interés por el puesto.
  • Relaciona las respuestas con el trabajo al que optas y con tus puntos fuertes.
  • Contesta sin agresividad, aunque el entrevistador te lleve a ello.

En el Lenguaje no verbal, es importante considerar los siguientes consejos:
  • El lenguaje del cuerpo es una forma de comunicación silenciosa que nos descubre aspectos de la personalidad que suelen pasar desapercibidos.
  • Da la mano con firmeza en el saludo, sin exagerar (sin dejarla muerta, ni dando excesivas sacudidas). Pero no seas tú el primero en ofrecerla. El saludo debe ser seguro, cálido y breve.
  • Mantén siempre el contacto visual, mira a los ojos y proyecta optimismo. Si son varios los interlocutores mírales alternativamente.
  • Procura evitar los signos externos de nerviosismo como rascarse, tocarse el pelo y otros movimientos repetitivos.
  • Busca una postura cómoda que te evite estar continuamente en movimiento. Mantén una leve inclinación del cuerpo hacia delante mostrando agrado o acuerdo.
  • Mantén una distancia prudencial del interlocutor, recordando que cada uno de nosotros necesita un espacio de unos cincuenta centímetros en torno a sí y que es conveniente no invadir el espacio de la otra persona.
  • Cuida tu imagen exterior, intenta estar en armonía con la imagen de la empresa.
  • Sonreír espontáneamente sin forzar la expresión ya que denota optimismo.
  • Acompañar lo que dices con gestos ayuda a subrayar el contenido de la comunicación.

La mejor improvisación es aquella que está bien preparada. Me gusta esta expresión, porque aunque tengamos que ser lo más naturales y espontáneos posibles, si me preparo las posibles preguntas de entrevista, tendré accesible la información que necesito, iré más tranquilo/a, dando lo mejor de mí.
Un saludo y Feliz semana


1 comentario:

  1. Buenos consejos, trataré de ponerlos en práctica en las próximas entrevistas.

    Gracias!

    ResponderEliminar